El Santo Sepulcro:

LA DESTRUCCIÓN 

DE JERUSALÉN DEL 135

 

 

El emperador Adriano

 

Tras la revuelta judía del año 135, dirigida por el judío Simón Bar Kokhba, el emperador Adriano destruyó completamente Jerusalén y expulsó de ella a todos los judíos. Sobre la antigua Jerusalén erigió la nueva ciudad de Aelia Capitolina. 

Adriano, con el objeto de eliminar de raíz el culto judío, levantó sobre los lugares más sagrados templos dedicados a los dioses romanos. Del mismo modo, y con el mismo fin, levantó un templo pagano encima de donde su ubicaba el Santo Sepulcro.

En ese momento vivían en Jerusalén los cristianos de la tercera generación, esto es, los nietos de muchos de los contemporáneos de los últimos acontecimientos de la vida de Jesús. Ellos fueron testigos de la transformación producida en la ciudad. De este modo, puedieron conservar la tradición de la ubicación del Calvario y del Santo Sepulcro,

Sabíamos ya por las fuentes escritas que el emperador Adriano había erigido estructuras paganas sobre el lugar de la crucifixión y sobre la tumba del Salvador. Algunos creían que ésta era una historia piadosa inventada par los escritores cristianos.

Ahora bien, las excavaciones hechas en el área de la basílica han probada la existencia de varios muros de Adriano, algunos bien visibles, una cilla subterránea, columnas de la misma época usadas después par Constantino para las cisternas y para el Anástasis. El P. Corbo ha interpretado todos estos elementos preconstantinianos como pertenecientes al Capitalium de Aelia, del que ha intentado hacer una reconstrucción.

Adriano, sin quererlo contribuyó a mantener vivo el recuerdo del lugar de la pasión al elegir este lugar de la ciudad para construir su Capitolium. Es sabido que en Oriente los lugares sagrados quedan como tales aun después de los cambios de poblaciones y de religión. Estrictamente hablando, el lugar del Gólgota-Calvario no fue profanado por Adriano, únicamente cambió de finalidad, aunque a los ojos de los cristianos de la época, la iniciativa de Adriano fuese considerada como impiedad.

 

Anterior
Menú
Siguiente

www.espejodelevangelio.com