El Santo Sepulcro:

UNA ANTIGUA CANTERA

 

 

Restos de la antigua cantera

Las investigaciones arqueológicas han acreditado también, como ya se ha apuntado antes, que debajo del la Basílica del Santo Sepulcro hubo una cantera. En estas fotografías se aprecian los bloques de piedra a medio tallar de la antigua cantera. Al respecto, las conclusiones a las que llega Florentino Díez Fernández tras las últimas excavaciones realizadas son en síntesis las siguientes:

-La basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén está construida sobre una antigua cantera. Esta cantera habría estado en funcionamiento en el período romano. En concreto, la explotación de la cantera no es anterior a finales del siglo I d.C. ni posterior a la primera mitad del siglo II.

-El actual peñasco monolítico que forma la roca del Calvario que se conserva en la Basílica del Santo Sepulcro es lo que quedó después de la explotación de la cantera. La cantera redujo considerablemente el volumen del montículo del Calvario. En cambio, alargó más del doble su altura, al profundizar en su entorno. Fue cortada por cuatro lados, pero sin afectar a la cima. Por consiguiente, el montículo llamado Clavario fue destruido con posterioridad a la crucifixión, muy probablemente más de 50 años después.

-Poco después del cierre de la cantera, la roca del Calvario quedó envuelta por estructuras y escombros hasta una determinada altura. Al construirse a partir del año 135 el templo de Venus, durante la construcción de Aelia Capitolina, el terreno fue rellenado con escombros traídos de fuera. Esto confirma las palabras de Eusebio de Cesarea (primera mitad del siglo IV) que en su Vida de Constantino indica que previamente a la construcción del templo de Afrodita (Venus) "hombres descreídos  y profanos... tomándose un gran esfuerzo, cubren todo el lugar con tierra que han acarreado de otra parte ajena al sitio".

Anterior
Menú
Siguiente

www.espejodelevangelio.com