El Santo Sepulcro:

UN SEPULCRO NUEVO

JUNTO AL GÓLGOTA

 

 

Los Evangelios nos cuentan que Jesús fue enterrado cerca del lugar de la crucifixión, concretamente en un sepulcro nuevo propiedad de José de Arimatea.

Las recientes investigaciones arqueológicas han acreditado que, en el tiempo de la crucifixión de Jesús, los alrededores del Gólgota se habían  transformado en huerto y eran usados como lugar de sepultura.

Hoy está fuera de toda duda de que, en el año 30, el emplazamiento de la actual Basílica del Santo Sepulcro estaba fuera de las murallas de Jerusalén, tal y como se puede apreciar en el siguiente dibujo. En este sentido, hay que compartir plenamente las conclusiones de Florentino Díez Fernández, que es el que ha dirigido las últimas excavaciones en la basílica del Santo Sepulcro, que afirma que el resultado final de sus trabajos de investigación arqueológica es que "la zona sobre la que se construyó la basílica constantiniana estaba fuera de la muralla de la ciudad de aquel tiempo".

En el año 40 se levantó lo que se llama el "tercer muro", de forma que, a partir de entonces, los lugares del Calvario y del Santo Sepulcro estaban ya "dentro" de la ciudad. Esto puede apreciarse en la siguiente maqueta:

Anterior
Menú
Siguiente

www.espejodelevangelio.com