El Santo Sepulcro:

OBRAS DE RESTAURACIÓN

 

 

 

 

En 1927 un fuerte terremoto sacudió la ciudad de Jerusalén y puso en grave peligro la basílica del Santo Sepulcro. Los efectos fueron tales que obligaron a apuntalarlo ante el peligro inminente de que se hundiera. Esta situación se prolongó hasta el año 1954, fecha en la que se comenzó a tomar en serio la necesidad de restaurar la Basílica. Por fin, en 1960 se firmó el acuerdo para su restauración. En este acuerdo se preveía la formación de un comité técnico compuesto por tres arquitectos (un griego ortodoxo, un católico y un armenio ortodoxo) que se encargarían de la restauración. Es así como se han llevado a cabo las últimas  obras de restauración y como ha sido posible el iniciar los trabajos de investigación arqueológica que ya han sido expuestos. 

 

Anterior
Menú
Siguiente

www.espejodelevangelio.com