El Santo Sepulcro:

DESCRIPCIÓN DE LA BASÍLICA DE CONSTANTINO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La gran basílica construida por Constantino estaba formada por dos grandes elementos, el llamado Anastasis y el Martyrium.     

Según el especialista Virgilio  Corbo, el Anastasis se habría construido en bloque bajo el reinado de Constantino. En su centro estaba la tumba vacía del Señor, separada de la ladera rocosa del monte y circunscrita al exterior por una edícula octogonal, a juzgar por las ampollas de Monza. Alrededor de la edícula estaba la Rotonda can 12 columnas macizas (que antiguamente hacían parte del Capitolium de Adriano), distribuidas de tres en tres e intercaladas al Norte, al Oeste y al Sur por pilastras en parejas. La parte occidental del transepto estaba rodeada par un amplio deambulatorio con entarimado de madera, partida en tres puntos cardinales par otros tantos ábsides, mientras 15 grandes ventanales daban luz al complejo. El autor cree que encima del deambulatorio existía una galería y que, en consecuencia, ésta no es una innovación introducida por Monómaco. La residencia episcopal se encontraba al Norte del Anástasis.

Respecto a la sagrada roca del Calvario, quedaba a cielo descubierto. 

El Martyrium tenía cinco naves y de él se conservan algunos lienzos de los ciclópeas fundamentos, así coma un resto del ábside.

Del atrio oriental no se ha descubierto algo nuevo, lo único nuevo es la interpretación del autor sobre el origen del atrio. El P. Corbo piensa que fue construido por Adriano, como parte del Capitolium, usando bloques herodianos. Esta explicaría la desviación axial de la basílica. El autor descarta la hipótesis de una cripta debajo de la basílica constantiniana.

 

Anterior
Menú
Siguiente

www.espejodelevangelio.com